Videos con temas del blog

Loading...

CRÍA DE LOS POLLOS DE CODORNIZ

   

CRÍA DE LOS POLLOS DE CODORNIZ
Una vez que los pollos han pasado sus primeras 24 horas de vida en la nacedora con el fin de secar su plumón, éstos pasarán a las jaulas de engorde.
El crecimiento del pollo es muy rápido, ganando mucho peso en un espacio corto de tiempo. Durante las tres primeras semanas de vida se complementara su alimentación a base de pienso especial añadiendo vigorizantes al agua. Pueden ser criados bajo lámpara o directamente en criaderos.
En caso de ser criados en baterías se efectúa un cambio del piso, utilizando alambre cuadriculado del número tres o cuatro, debido esto al pequeño tamaño de los pichones impidiendo así que se caigan o se salgan del recinto.
La temperatura de la criadora inicialmente y durante los primeros siete días deben oscilar entre los 35-38 grados centígrados; desde el inicio de la cuarta semana en adelante ya no necesitan calor salvo que estén en lugares cuya temperatura ambiente sea inferior a veinte grados, en cuyo caso se mantendrán los 24-25 grados.
Es indispensable que la criadora disponga de alimento y agua en abundancia constantemente. En el caso del agua, durante la primera semana se deberán colocar pequeñas piedrecillas dentro de los bebederos en caso de que estos sean grandes para evitar que se ahoguen.
En la primera semana se puede estimar que doscientas codornices necesitan un espacio aproximado de un metro cuadrado, en la segunda semana será de metro y medio y dos metros cuadrados para la tercera semana. A partir de este momento se pasan a las jaulas de reproducción según sea el caso; en las de reproducción, una pareja de hembras y un macho por compartimento y en las de cebo se acomodarán de 4 a 5 ejemplares por sección para su engorde.
En la cría del pollito en piso utilizaremos bombillas infrarrojas para los primeros 21 días.
El piso del local se cubrirá con cáscaras de arroz o serrín, y tendremos especial cuidado para evitar corrientes de aire.
No se debe olvidar que los polluelos requieren tener a su disposición alimento durante todo el tiempo y el agua se debe cambiar diariamente.
No se debe permitir la entrada de toda persona ajena a la explotación para evitar posibles contagios, y mucho menos que los animales sean tocados.
Debe considerarse normal una mortalidad que ronde el 10%, sobre todo en la primera semana, ya que los cuatro primeros días del pollo éste debe acostumbrase a la alimentación artificial.
En determinadas ocasiones algunos pollos presentan deformaciones que incluso pueden provocarle la muerte, siendo la más común una que consiste en el encogimiento de uno o varios dedos del ave denominada “dedos torcidos”, que dificultan la movilidad del pollo en su habitáculo.

Fuente: manual codorneis.pdf