Videos con temas del blog

Loading...

GUÍA PRÁCTICA DE ENFERMEDADES MÁS COMUNES EN AVES DE CORRAL (PONEDORAS Y POLLOS)



GUÍA PRÁCTICA DE ENFERMEDADES MÁS COMUNES EN AVES DE CORRAL (PONEDORAS Y POLLOS)

¿QUE PODEMOS HACER PARA CONTROLAR LA ENFERMEDAD?
Así como existe una extensa lista de enfermedades que afectan a las aves, también existe una larga lista de tra-tamientos y productos que se utilizan para su control.
Generalmente cuando se presenta una enfermedad que afecta nuestras aves, lo primero que pensamos es ¿qué "remedio" o qué "receta", puedo usar?; pero como vimos, debemos responder muchas otras preguntas antes de llegar a ésta última.
El diagnóstico clínico (los síntomas que podemos ver en las aves a simple vista) y los análisis de laboratorio (los síntomas que no podemos ver en las aves a simple vista) son prácticas indispensables para llegar al tratamien-to más apropiado y efectivo de la enfermedad.
Cabe recordar que el control más efectivo de las enfermedades asociadas con las aves, es el que realizamos desde la PREVENCIÓN.
En esta guía se incluyen algunas recomendaciones para el tratamiento de las enfermedades que son de carácter estrictamente orientativo y de ninguna manera reemplazan la consulta del profesional veterinario.
3.- ENFERMEDADES PRODUCIDAS POR BACTERIAS 3.1 Colibacilosis
¿Que agente la causa? Variedades de Escherichia coli
¿Que aves afecta? De todas las edades y en especial a las jóvenes en desarrollo.
¿Que síntomas podemos ver en las aves vivas? Varían con los diferentes tipos de infección pero en su mayoría las aves se muestran inquietas, con las plumas desordenadas y con fiebre. Pueden aparecer síntomas adicionales, como dificultad respiratoria, tos ocasional, jadeos y diarrea.
Los pollitos afectados en general parecen ser de inferior calidad y les falta uniformidad, tienen apariencia débil y el plumón alborotado, permanecen cerca de la fuente de calor y son indiferentes al alimento y al agua. A veces hay diarrea. La mortalidad aparece generalmente a las 24 horas y llega al máximo a los 5 a 7 días.
¿Que síntomas podemos ver en las aves muertas? Es necesario el diagnóstico por análisis de laboratorio porque la infección por coliformes en sus diferentes formas puede parecerse a muchas otras enfermedades y confundirse con ellas. Pero dentro de las lesiones o síntomas más característicos encontramos: deshidratación, inflamación y congestión del hígado, el bazo y riñones. Hemorragias diminutas (hilos de sangre) en las vísceras. Exudado fibri-noso o caseoso en los sacos aéreos, las cavidades del corazón y o en la superficie de éste, del hígado y de los pul-mones. Los intestinos pueden engrosarse e inflamarse y contener excesos de mucosidad y zonas hemorrágicas.
Intestinos inflamados con exceso de mucosidad y presencia de hemorragias.
Fuente: Universidad del Litoral, Facultad de Agronomía y Veterinaria de Esperanza. Dr. Miguel Müller.
En los pollitos las lesiones características son ombligos mal cicatrizados, edema subcutáneo, color azulado en los músculos abdominales que rodean el ombligo y parte de la yema no absorbida que suele tener olor putrefacto. Las infecciones en sangre (septicémicas) extremadamente agudas pueden terminar en muerte, con muy pocas o ninguna lesión.
¿Cómo se trasmite o contagia esta enfermedad? Las principales vías de infección por bacterias son el sistema respiratorio y el tracto gastrointestinal. Las infecciones de los pollos jóvenes pueden producirse por ingreso a tra-vés del ombligo no curado o por penetración de la cáscara del huevo antes o durante la incubación.
¿Qué problemas produce esta enfermedad? Infecciones agudas, con súbita y alta mortalidad. Infecciones, de naturaleza crónica con baja morbilidad y mortalidad. Omfalitis (infección del ombligo en pollitos).
¿Qué podemos hacer para prevenir esta enfermedad? Reducir el número de bacterias en el lugar donde viven las aves, dándoles ventilación adecuada, buenas condiciones de cama y enjaulado, equipos bien limpios y desin-fectados, además de alimentos y agua de buena calidad. Evitar la sobre población (muchas aves en espacios redu-cidos), el estrés ambiental como frío o exceso de calor, y el estrés durante el manejo y la vacunación. Buen mane-jo y buena higiene en la incubadora y durante los primeros días postnacimiento son lo único que puede prevenir la infección del ombligo en pollitos.
¿Qué podemos hacer para controlar esta enfermedad? Es práctico mover las aves a un ambiente más limpio. Usar medicamentos a base de quinolonas de 2a y 3a generación. Para el caso de los pollitos con omfalitis los anti-bióticos de amplio espectro ayudan a disminuir la mortalidad y el raquitismo.
Fuente: GUÍA PRÁCTICA DE ENFERMEDADES MÁS COMUNES EN AVES DE CORRAL (PONEDORAS Y POLLOS)
José Luis Houriet*. 2007. INTA EEA Cerro Azul, Misiones. Miscelánea Nº 58, 48 pag.
*Técnico Agrónomo, EEA INTA Cerro Azul, Misiones, Argentina.
jhouriet@cerro.inta.gov.ar
www.produccion-animal.com.