Videos con temas del blog

Loading...

LA CODORNIZ



LA CODORNIZ
Originarias de Japón y China, estas pequeñas aves de actitud migradora
en nuestra península, son una de las especies cinegéticas cazables en la media veda más
interesantes para los cazadores de nuestro país.
Como viene sucediendo con casi todas las aves migradoras de carácter
cinegético de nuestra península, sus poblaciones están descendiendo de un modo
alarmante, suscitando el debate de sí deben ser cazadas o no en los foros de caza.
El descenso poblacional del que antes hablábamos esta provocando un
cambio en la conducta de estas pequeñas aves, que tienden a agruparse en determinadas
zonas en un alto índice de densidad, y desapareciendo de zonas tradicionalmente
codorniceras.
Dentro de las diversas especies de codorniz pertenecientes al grupo de las
gallináceas que conocemos, las mas comúnmente criadas en cautividad son las especies:
Coturnix coturnix coturnix y la Coturnix coturnix japónica. Esta ultima especie fue la
que primeramente se domesticó en Japón y que fue introducida mas tarde en Estados
Unidos y Europa.
Las codornices domesticas y las salvajes son fácilmente diferenciables
tanto por su conformación, como por los detalles de coloración del plumaje así como
por el canto del macho.
LA CODORNIZ
Como anteriormente hemos mencionado, pertenecen al grupo de las
gallináceas, dentro del genero Coturnix formando junto a otros géneros las codornices
del antiguo mundo.
Son aves de pequeño tamaño, altamente precoces alcanzan la madurez
sexual en un breve periodo de tiempo que suele oscilar entre 35-42 días para los
machos, y las hembras comienzan su postura alrededor de los 40 días.
El periodo de incubación está entorno a los dieciséis días, naciendo los
pollos de codorniz con un peso aproximado de unos 10 gramos, nacidos de un huevo de
forma ovoide de unos tres centímetros de longitud por dos y medio de anchura, con un
peso cercano a diez gramos.
A las ocho semanas de su nacimiento, las hembras tienen un peso de
unos ciento cincuenta gramos y ciento veinte para los machos, con un consumo medio
de unos quinientos gramos de pienso por animal. Una vez alcanzado este peso los
animales están dispuestos para su sacrificio y posterior comercialización.
CONDICIONES AMBIENTALES PARA LA CODORNIZ
Podríamos decir que la codorniz no es muy exigente en cuanto a
condiciones ambientales se refiere, aunque en su explotación domestica se obtienen
mejores resultados en zonas cuyo clima esta enmarcado entre los dieciocho y los treinta
grados centígrados con ambiente seco.
Son muy sensibles a las temperaturas frías, por lo que no se recomienda
su explotación en zonas con temperaturas bajas, especialmente en las noches.
Las jaulas deberán estar en sitios abrigados y sin corrientes de aire; la
mejor ubicación es un lugar fresco pero con suficiente iluminación. En la medida de lo
posible es conveniente que les dé algo de luz por la mañana temprano.
En climas cálidos se maneja la temperatura con ventiladores eléctricos,
colocándolos preferentemente en zonas elevadas para evitar corrientes directas sobre los
animales. El uso de cortinas puede emplearse para proveer un medio ambiente óptimo.
Todos estos detalles han favorecido la impulsión de la cría en países
sudamericanos, ya que estos disfrutan de unas condiciones óptimas tanto de iluminación
como de temperatura para la cría de dichos animales, disminuyendo el coste de
producción debido al ahorro energético y estructural de sus instalaciones.
Fuente: Manual codorniz.pdf