Videos con temas del blog

Loading...

Porcicultura: Alimentación y manejo


Manual de Porcicultura
Alimentación y manejo
7.1 Alimentación y manejo del verraco
Los reproductores jóvenes deben entrar en servicio a una edad de 8 meses.
En un principio no es conveniente darles mucho trabajo en su actividad sexual, ya que
el número de montas que puede realizar un reproductor está en función de su edad. El
uso excesivo del verraco así como el poco uso es perjudicial ya que afecta la calidad
del semen y con ello la fertilidad de la granja.
Se estima que un verraco tiene una vida útil de unos 3 años. En una porqueriza se
requiere aproximadamente de un verraco por cada 25 - 30 hembras de cría; sin
embargo, es más atinado indicar que el número de verracos debe ser igual al número
de hembras que deben aparearse por semana en la granja.
En la práctica, la alimentación de los verracos se puede dividir en dos etapas:
a- La alimentación del verraco de reemplazo desde los 50 kg de peso hasta 8 meses
de edad, en donde se le suministra de 2 a 2.5 kg por día de una dieta especial
para verracos de reemplazo. (Anexo 3).
b- La alimentación para verracos con más de 8 meses de edad en donde se les
suministra de 2 a 2.5 kg por día de una dieta para verracos. Para simplificar el
uso de las dietas en estos animales puede usarse dietas para cerdas gestantes,
controlando la condición corporal del verraco para que no se engorde o adelgace
en exceso. El día que el verraco monta una cerda, se debe aumentar la cantidad
de alimento en un 25% (aproximadamente 0,5 kg).
En fincas donde se tiene la posibilidad de utilizar banano, yuca (picada y/o asoleada),
camote o frutas, se debe dar de 6 a 8 kg por día de estos productos complementado
con 1 – 1,2 kg de un suplemento con 30% de PC (proteína cruda).
7.2 Alimentación y manejo de cerdas de reemplazo
El proceso de escogencia de las cerdas de reemplazo se realiza por etapas; la primer
preselección generalmente se realiza al nacimiento, en base a los registros de sus
padres; una segunda preselección se debe realizar después del destete, la tercera
selección entre los 90 y 100 kg de peso y la final cuando alcaza la edad y peso de
monta.
Se debe escoger cerdas de tipo adecuado, es decir, deben ser largas, con buenos
aplomos, con un mínimo de 12 tetas bien distribuidas y funcionales, con vulva normal,
con ausencia de problemas hereditarios, tales como hernias, tetas ciegas, etc. Tanto
ellas como sus familiares deben provenir de camadas numerosas y con buenos pesos
al nacimiento y al destete.
El programa de alimentación para cerdas de reemplazo se debe establecer de
acuerdo a la genética de la granja. Si se tiene cerdas híbridas de razas tradicionales,
Yorkshire-Landrace para producción comercial, se les debe alimentar hasta los
50 kg de peso a libre voluntad con dietas similares a las utilizadas para cerdos a
mercado. Después de los 50 kg de peso, se recomienda continuar alimentándolas
a libre voluntad hasta los 100 kg con una dieta especial para cerdas de reemplazo,
la cual tiene un contenido mayor de calcio y fósforo para fortalecer los huesos de las
extremidades (ver requerimientos en el Anexo 3). Después de los 100 kg y hasta la
monta es conveniente restringir su alimentación a 1.70 – 2.00 kg de una ración con
14 % PC, para que no engorden en exceso. Si en la finca se dispone de alimentos
altos en humedad como yuca, banano o camote, se le debe dar de 4.00 – 6.00 kg de
estos productos, complementado con 1 kg de suplemento proteico con 30% de PC.
Si se está trabajando con líneas híbridas de alta genética como: la Dalland, la Pic o
la Seghers, se debe seguir el programa recomendado por las compañías que venden
este tipo de genética.
Si en la finca hay posibilidad, el ejercicio en pequeños potreros después de los 80 kg
de peso es muy favorable para darles un buen desarrollo muscular y un estado físico
satisfactorio.
Fuente: 634,4
P123m Padilla Pérez, Manuel
Manual de Porcicultura / Manuel Padilla
Pérez. – San José, Costa Rica: MAG, 2007.
73 p.; 22 cm.
ISBN 978-9968-877-24-4
CERDOS. COSTA RICA. 3. CULTIVO.
I. Ministerio de Agricultura y Ganadería.
II. Título