Videos con temas del blog

Loading...

ABONOS ORGÁNICOS


PREPARACIÓN Y USO DE ABONOS ORGANICOS
SÓLIDOS Y LIQUIDOS
2. Fuentes de nutrientes al alcance en nuestras fincas
Antes de decidir cómo se va a trabajar el suelo, es necesario
recordar que tenemos varias fuentes de nutrientes que
debemos valorar:
2.1. La fertilidad natural del suelo
Debemos partir de lo que tenemos hoy, haciendo el reconocimiento
correspondiente porque todo suelo tiene una fertilidad natural, que
puede variar dependiendo del manejo que se le de al mismo. Aunque
en pequeñas cantidades, diariamente el suelo recibe aportes de minerales
y sustancias que llegan del espacio (polvo cósmico), de las lluvias (sales
minerales, fósforo y nitrógeno) y del viento.
2.2 Abonos verdes
Toda planta, por insignificante que parezca, capta energía
solar y elabora materia orgánica con sus hojas. Sus raíces
extraen minerales de las capas profundas de la tierra, éstos
se almacenan en el cuerpo de la planta. Ese conjunto de
materiales son fuente de abono si se cortan y se dejan descomponer
sobre el suelo. Por eso demostramos ignorancia
cuando decimos maleza a una planta silvestre que crece entre
un cultivo o en algún lugar de la finca.
Las leguminosas son las más conocidas y utilizadas
como abono verde, pero si pensamos que el trópico es
la región más rica en biodiversidad donde las plantas
crecen más rápido, podríamos transformar esas “malezas”
en abono y dejar de gastar dinero en venenos (herbicidas)de
tratando de destruir este regalo de la naturaleza.
2.3 Residuos vegetales y animales
Hay diversas formas de procesar todo tipo de residuos de
plantas y animales, (incluidos los desechos de cocina) para
acelerar o potenciar su uso como abonos orgánicos, sólidos
o líquidos.
No aprovechar estos recursos es equivalente a desperdiciar
una gran cantidad de dinero, que en las condiciones actuales
de un agricultor pequeño o mediano es un error.
Estos son algunos ejemplos de materias primas:
• Todo tipo de desecho vegetal: hojas, ramas, flores, frutos,
semillas, tusas, olotes, cáscaras y cascarillas.
• Cenizas de maderas blancas, de olotes y de bagazo entre
otras.
• Estiércoles de cerdo, cabra, oveja, conejo, aves, vaca y
caballo.
• Orines de ganado bovinos, de cabras y otros animales domésticos.
• Desechos animales como plumas, cascos, cuernos, huesos,
cáscaras de huevo, entre otros.
• Melaza o jugo de caña.
------------------------------------------------------------------------------
Nunca se debe utilizar en la preparación de abonos: desechos
de metal, vidrio, plástico, papel que contenga ceras y tintas, residuos
tratados con plaguicidas (venenos), productos químicos
en general, alimentos grasosos como aceites, excrementos humanos,
de perro o de gato.
--------------------------------------------------------------------------
Fuente: Editado por:
Corporación Educativa para el Desarrollo Costarricense
Texto:Jaime Picado
Alfredo Añasco
Correo electrónico: capacitacion@cedeco.or.cr
Página Web: www.cedeco.or.cr