Videos con temas del blog

Loading...

SANIDAD DE LA GRANJA

SANIDAD DE LA GRANJA
El factor más importante para conservar la salud de las aves es la mantención de
una buena higiene. Reproductores sanos y buenas condiciones higiénicas de la
planta de incubación contribuyen de forma importante a producir pollitos libre
de enfermedades. Buenas prácticas de higienes reducen los retos de enfermedades.
La sanidad de la granja no sólo significa elegir el desinfectante correcto. La clave
para la sanidad de la granja es la limpieza efectiva. Los desinfectantes se inactivan
con materia orgánica. Los siguientes puntos son claves para una adecuada de
sinfección de la granja. Sin embargo estos pasos no son aplicables si la cama es reutilizada.
Puntos claves para un programa efectivo de desinfección de la granja:
Al final de cada recogida retire todas las aves de la granja.
Utilice un insecticida. Esto es mejor hacerlo inmediatamente después del retiro
de las aves y antes de que la cama y el galpón se enfríen. Infestaciones severas
pueden requerir una segunda aplicación después que el proceso de desinfección
se ha completado.
Mantenga el control de roedores después de la depoblación de las aves.
Retire todo el alimento del sistema de alimentación tanto de los silos como de los
tubos.
Considere el estatus sanitario del lote antes de utilizar el alimento sobrante en otro
lote.
Retire toda la cama del galpón y transpórtela en vehículos cubiertos.
Limpie todo el polvo y la suciedad del galpón tomando especial cuidado con los
lugares menos obvios como las entradas de aire, cajas de ventiladores, parte
superior de paredes y vigas.
Lave en seco cualquier equipo que no se pueda lavar directamente y cúbralo completamente para protegerlo durante el proceso de lavado.
Abra todas las salidas del sistema de drenaje del galpón y lave todas las
superficies internas del galpón incluyendo equipos con un detergente normal y
una bomba de aspersión a presión. Si usa espuma o gel, permita el período recomendado de remojo para darle al producto el tiempo que necesita para
trabajar. El proceso de limpieza debe seguir una rutina predeterminada
comenzando desde la parte más alta para terminar en las partes bajas del
galpón (comenzando en el techo y terminando en el piso). Si hay ventiladores
en el techo, estos deben lavarse antes que el techo.
En galpones con cortinas laterales debe presentarse atención al lavado de la
parte interna y externa de la cortina.
El galpón debe lavarse de un extremo a otro (terminando en el lado que tenga
mejor drenaje) poniendo especial atención en los ventiladores y en las entradas
de aire. No debe haber agua estancada alrededor del galpón y cada granja debe
tener un sistema de drenaje que cumpla con los requerimientos legales locales.
Los cuartos de control del galpón deben lavarse cuidadosamente ya que el agua
puede dañar los controles eléctricos. Sopladoras de aire, aspiradoras y paños
húmedos pueden ser de utilidad en estas aéreas (donde sea posible y teniendo
en cuenta la seguridad).
Si hay un tanque o depósitos de agua, de ser posible, ábralo y lávelo con detergente.
Drene el sistema de bebederos y el tanque principal antes de adicionar el detergente.
Si es posible, es mejor hacer circular la solución desinfectante por el sistema de bebederos
por un mínimo de 12 horas antes de enjuagar completamente el sistema con
agua limpia.
El equipo que ha sido retirado del galpón debe lavarse primero con un
detergente, después con un removedor de escamas (en caso de ser necesario) y finalmente el equipo debe desinfectarse completamente.
Cualquier equipo o material como las rejillas de fibra o comederos “tipo tapa”
que no pueden ser limpiados no deben ser reutilizados para el siguiente lote y
deben ser adecuadamente destruidos.
Las aéreas externas como las alcantarillas, cajas de ventiladores, techos, pasillos
y aéreas de concreto deben limpiarse y mantenerse en buen estado. Retire
cualquier resto de cama o de materia orgánica de los alrededores de la granja.
Equipos que no sean utilizados deberían ser retirados de la granja.
Durante este momento debe reparar y dar mantención a los equipos o estructuras
que lo necesiten. Bloquee las salidas de drenaje que se habilitaron antes del lavado
del galpón.
Las partes exteriores de concreto y extremos exteriores del galpón deben lavarse
completamente.
Secar después de lavar es ventajoso. Calefacción y/o ventiladores se pueden usar
para ayudar en el proceso de secado.
También deben limpiarse las aéreas destinadas al personal, comedores, vestidores
y oficinas.
Todo el calzado de seguridad y la ropa de trabajo de la granja debe lavarse y desinfectarse.
Aplique un desinfectante de amplio espectro efectivo con una lavadora a presión
con boquilla.
Humedezca completamente las superficies internas del galpón y equipo. Especial atención debe darse a las cajas de los ventiladores, entradas de aire, vigas y pilares.
Después de la desinfección el programa de bioseguridad y las restricciones de
acceso al galpón deben reinstaurarse.
Periodos de descanso entre lotes aumentan la efectividad del programa de higiene.
Para monitorear la efectividad del programa sanitario se sugieren una inspección
visual y un cultivo bacteriológico. La efectividad del programa sanitario puede
medirse usando pruebas cuantitativas de laboratorio. No es posible esterilizar un
galpón pero si se puede verificar que microorganismos no deseados (como
salmonella) hayan sido efectivamente eliminados. Para ayudar a determinar la
utilidad del programa sanitario se sugiere llevar registros incluyendo los controles microbiológicos. Estos registros se pueden comparar con el rendimiento de los siguientes lotes para determinar la correlación de la limpieza de la granja con el rendimiento del lote.
Fuente: COBB Guía de Manejo del Pollo de Engorde
cobb-vantress.com