Videos con temas del blog

Loading...

Cría de peces: La alimentacion del pez: alimentos preparados



Aunque existen variedades difíciles de alimentar, la mayoría de los peces se desarrollarán perfectamente con una comida adecuada
La alimentación que se basa únicamente en materia viva, aunque resulta muy completa, no es aconsejable, pues puede producir que los peces rechacen alimentos alternativos cuando no quede otro remedio.
Los alimentos enlatados, congelados y deshidratados pueden aportar todos los nutrientes
necesarios para estos animalitos, salvo en caso de que se trate de alevines o recién nacidos.
Los peces asimilan muy bien la comida, convierten los alimentos en su propia sustancia de forma más eficiente que otros vertebrados; por tanto, necesitan gran cantidad de proteínas, ya que transforman un 10% de lo que ingieren en tejido vivo.
Alimentos preparados.- Existe una gran variedad de comida para peces, tanto como para
mantenerlos sanos como para estimularlos y prepararlos para la cría. De forma habitual,
esta comida se encuentra coloreada para atraer al comprador y a los peces. Es posible que
contengan elementos de atracción como, por ejemplo, sangre desecada que estimula las
ganas de comer.
El alimento recomendado para peces ha de contener proteínas al 45 ó 50%, aunque los
alimentos para los que comen verduras deberán contener un porcentaje menor. Los copos resultan completos para una dieta general, aunque ésta ha de llevar suplementos
ocasionales de materia viva o preparados. Estos copos flotan en el agua, y los peces
aprenden pronto a comerlos. Si son de buena calidad, los copos no ensombrecerán el agua, aunque no sean comidos pronto, y tampoco supone daño alguno si permanecen flotando varios minutos. Sin embargo, hay que cuidar de que no queden demasiados residuos, pues se descompondrán y polucionarán el tanque.
Los alimentos deshidratados y granulados son adecuados para los peces grandes, aunque si están bien molidos, pueden resultar de fácil digestión para peces pequeños. Pueden
contener insectos molidos, huevos de pescado, atún, carne, harina de trigo, espinacas,
huevo, algas secas... Así, se ajustan a peces carnívoros y vegetarianos.
Los alimentos congelados y enlatados tienen una gran variedad: algas, plancton, gambas en salmuera, otras gambas e incluso pequeños peces. Constituyen una valiosa aportación al menú, sobre todo porque algunas variedades han sido esterilizadas con rayos gamma.
También es posible incluir en la dieta del pez alimentos congelados destinados al consumo humano, como gambas, camarones, cangrejos, langostas, espinacas, guisantes... siempre y cuando se troceen teniendo en cuenta el tamaño de los pequeños 'gourmets'.