Videos con temas del blog

Loading...

Los habitantes de la colmena

1.- LOS HABITANTES DE LA COLMENA


Y SUS TAREAS

Si se deja a una colmena aislada, aunque dis-

ponga de calor y alimento suficientes, morirá de

soledad a los pocas días. La compañía es para la

abeja tan importante como la miel ( M. Maeterlinck)



Las abejas son “insectos sociales”, es decir, viven forman-

do colonias que pueden estar constituidas por alrededor de

40.000 individuos y que se reparten de forma muy ordenada la comida y el trabajo.

En cada colonia hay tres tipos de individuos: reina, abejas obreras y zánganos.

La reina: Es el personaje central de la colonia, la única hembra perfecta y fecunda. Se distingue del resto por su longitud, que es de 16 milímetros, y por las alas, que son muy cortas en relación al cuerpo. Posee aguijón, pero sólo lo utiliza para luchar contra otras reinas.

La celdilla en la que se desarrolla es mayor que las demás

y tiene forma de bellota o de cacahuete. Al nacer, destruye el

resto de larvas reales. Si nacen varias reinas al mismo tiempo,

se produce un combate a muerte en el que la reina triunfadora

se convierte en máxima autoridad de la colonia.

La fecundación se produce fuera de la colmena, en el lla-

mado “vuelo nupcial”, en el que un grupo de zánganos sale

tras ella, siendo fecundada por el más fuerte y veloz. Después

del apareamiento regresa a la colmena, posiblemente para no

volver a salir, llevando en la extremidad de su abdomen parte

de los órganos genitales del zángano que la fecundó y con su

espermateca (bolsa de semen) llena, conteniendo de 8 a 12

millones de espermatozoides. A partir de ese momento, la

reina inicia su misión: poner un huevo al minuto, alrededor de

3.000 diarios, y mantener unidos al resto de miembros de la
Colmena.




Las abejas y la miel

INTRODUCCIÓN


Hoy la humanidad está sumamente interesada por todo lo

que tiene algo que ver con la naturaleza, en particular por las

especies más beneficiosas para la conservación de los dife-

rentes ecosistemas o por aquellas que están en vías de extin-

ción. Por eso, afortunadamente, cada vez se crean y apoyan

más planes y proyectos que tienen como finalidad dar a cono-

cer el entorno y evitar su deterioro, dedicando muchos esfuer-

zos y recursos a tan noble tarea.

La cartilla que aquí presentamos quiere ser, modestamen-

te, una pequeña aportación en ese sentido. Nuestras amigas

las abejas no se encuentran, evidentemente, amenazadas de

extinción pero sí precisan de un mayor conocimiento y aprecio,

sobre todo si tenemos en cuenta que, aparte de los productos

que nos proporcionan, son muchos los beneficios indirectos

que nos aportan a través de la polinización.

En efecto, el objetivo de esta pequeña publicación, es acer-

car el mundo de las abejas y sus productos al público en gene-

ral, para que se conozca mejor ese efecto polinizador de las

abejas y para que puedan disfrutar de las maravillas que se

producen en el interior de una colmena. Porque, ¿ quién no se

entusiasma y disfruta al observar el ir y venir de las abejas car-

gadas de polen, al conocer las tareas que llevan a cabo, al

examinar cómo se desarrolla la cría, cómo se comporta la

reina, cómo se comunican, cómo fabrican la miel, como...?

Creemos, igualmente, que las reflexiones y orientaciones

que aparecen en estas páginas pueden ser también útiles para

los apicultores, especialmente para aquellos que no llevan

mucho tiempo en contacto con las abejas o que desean saber

un poco más sobre el mundo de la apicultura. Para los apicul-

tores profesionales, sin embargo, estas reflexiones tal vez no

les digan nada nuevo y sólo les sirvan como recuerdo de lo ya

aprendido y olvidado. Pero eso también es importante, porque

recordar es volver a vivir.