Videos con temas del blog

Loading...

Cría de pollos: calefacción

Una de las claves para maximizar el rendimiento de las aves es el suministro de un ambiente de
alojamiento adecuado (temperaturas ambientales y de piso para pollitos). La capacidad calórica
requerida dependerá del clima regional (temperatura ambiental), aislación del techo y nivel de
sellado del galpón.
Recomendaciones: Para techos con un factor de aislación R de 20, se recomienda una
capacidad de calefacción para el galpón de 0,05 kWh/m3 en climas templados y 0,10 kWh/m3 en
climas donde la temperatura invernal comunmente baje de cero grados (Celsius).
Los siguientes sistemas de calefacción están disponibles:
Recomendaciones: las criadoras por radiación deben ser utilizadas en conjunto con calentadores
de ambiente. Las criadoras por radiación se usan como fuente primaria de calor durante la fase
de crianza mientras que los calentadores de ambiente proveen de calor adicional en climas fríos.
A medida que el lote crece, las aves desarrollan la capacidad de regular su temperatura corporal.
Aproximadamente a los 14 días de edad, los calentadores de ambiente pueden ser utilizados
como la fuente de calefacción primaria. Generalmente, las criadoras por radiación deben ser
utilizadas como la fuente de calefacción principal en galpones con baja aislación mientras que los
calefactores de ambiente pueden usarse en galpones de paredes sólidas con buena aislación.
Importancia de la calidad del aire:
El propósito de la ventilación mínima es la de proveer una buena calidad de aire. Es importante
que las aves siempre tengan niveles adecuados de oxigeno y mínimos niveles de CO2, CO, NH3
y polvo (refiérase a la guía de calidad de aire).
Una ventilación mínima inadecuada y por lo tanto una baja calidad de aire dentro del galpón
traerá como consecuencia elevados niveles de amoníaco, dióxido de carbono y humedad que a
su vez pueden desencadenar ascitis y enfermedades crónicas del tracto respiratorio.
Los niveles de amonio deben evaluarse al nivel de las aves. Los efectos negativos del amoniaco
incluyen quemaduras de patas, lesiones de ojos, ampollas en la pechuga/lesiones de piel, bajo
peso corporal, baja uniformidad, mayor susceptibilidad a enfermedades y ceguera.
Calentadores de aire forzado (calentadores de ambiente): estos calefactores deben ubicarse
donde el movimiento del aire sea suficientemente lento como para permitir un óptimo nivel de
calentamiento del aire. Estos calefactores deben instalarse a una altura de 1,4 a 1,5 metros del
suelo; esta altura no causara corrientes de aire a nivel de los pollitos. Los calentadores de aire
forzado no deben instalarse cerca de las entradas de aire porque es imposible calentar aire que se
mueve rapidamente con este tipo de calefactor. El uso de estos calefactores cerca de las entradas
de aire llevara a un aumento del uso de energía con un cosecuente aumento en los costos.
Calentadores por radiación/ criadoras: tanto las criadoras de campana o las criadoras por
radiacion se usan para calentar la cama dentro del galpón. Estos sistemas permiten que los
pollitos encuentren su propia zona de confort. El agua y alimento deben estar cerca.
Calentadores de “loza radiante”: este sistema opera con agua caliente circulando a través de un
sistema de cañerías en un piso de concreto. El intercambio de calor proveniente del agua caliente
el piso de concreto, la cama y el área de crianza.